La Mirada Jurídica de Victoria Baca Paunero sobre el Marco Regulatorio del Cannabis en Argentina

El marco jurídico del cannabis es cada vez más amplio en Argentina y la abogada Victoria Baca Paunero se predispone a explicar claramente cuáles son los ítems que vuelven más complejas las discusiones de hoy en día, en torno al mundo cannábico.
Cómo es el sistema regulatorio, cómo funciona el mercado ilícito y qué impactos concretos hay en el sistema carcelario y judicial bonaerense son sólo algunas puntas a abordar para dar un panorama general de los grises en los que está sumido el cannabis en el país.
Baca Paunero es integrante de la Asociación civil Centro de Estudios de la Cultura Cannábica (CeCCa), que tiene convenio con instituciones educativas y con otras áreas del estado. Allí realizan formaciones en temas relacionados con políticas de drogas, lo que los lleva a estar presentes en diferentes universidades, como la de Quilmes y la de José C Paz, entre otras.

¿Qué pasaba en Argentina con el cannabis en el 2013?
En la actualidad, en conjunto con la Universidad Nacional de Quilmes, la abogada se encuentra organizando junto a un equipo especializado una serie de jornadas internacionales en conmemoración a los primeros encuentros universitarios (que datan de 2013) donde se habló de cannabis. Ya está en proceso la reedición con un cuerpo de expositores, que hablarán del 1 al 3 de agosto, con invitados internacionales, ponencias y talleres.
“Yo no hablaba de cannabis en 2013. Pero, quienes organizaron las jornadas de la UNQ sí, hasta llevaron una planta para mostrarla. Había científicos que intentaban desmitificar prejuicios y cuestionar la guerra contra las drogas, como política pública”, contó Baca Paunero. Además, explicó que mucho de lo que se decía en aquel tiempo se sigue hablando todavía, como la reducción de daños. Pero las voces se han ampliado, incluso con perspectiva de género, algo que ella y sus colegas introdujeron en el debate.
En 2012 había una movida importante en cuanto a la discusión de la Ley Penal de Drogas. “Estaban los proyectos de ley que habían escrito Diana Conti con Gil Lavedra de un proyecto de Aníbal Fernández”, mencionó la entrevistada, quien también recordó que “era un momento donde estaba en discusión en la agenda pública la Ley Penal de Estupefacientes”. Entonces, la jornada de 2013 enmarcaba los tiempos que corrían.

¿Está mal decir que el cannabis es una industria?
“No existe una industria que abarque todo el cannabis, existe un mercado ilícito, regulado ilícitamente, que es la ley de la selva. Aunque sí existe una industria medicinal, solo que falta la regulación”. Según Baca Paunero, de industria “no tiene nada” porque no hay una producción real seria y estandarizada, fuera de lo medicinal. “Hay un tipo de producción artesanal de diversos productos, que algunos son buenísimos, pero otros son una estafa y no hay manera de saberlo”, desarrolló la entrevistada sobre su postura.
Ese es el gran problema que persiste: “En un marco irregular no hay reglas de juego respecto a los precios, es salvaje la competencia”, declaró la profesional, que duda de que exista lealtad en la competencia económica. “Cuando se hacen negocios, se hacen negocios, con esto o con lo que sea. No importa si tiene una perspectiva de derechos humanos”.

La situación del cannabis en Argentina
“Lo que sí está regulado en Argentina, eso tiene una perspectiva clara”, expresó. Ahora bien, lo que repite que falta es la Ley de Regulación Integral que permita discutir una industria.“No podemos seguir discutiendo presos, eso tenemos que poder dejarlo atrás para pasar a otra cosa”, manifestó con deseos ampliar lo que se debate, que hoy no puede hacerse si no existe como tal.
El marco regulatorio que sí existe es para una industria de cannabis medicinal y de cáñamo. Pero también se enfrenta a un obstáculo: “Hay un hilado fino de reglas de juego que todavía no se sabe cómo van a funcionar”, compartió la entrevistada, separando lo regulado por las leyes 27.350 y 27.669 de lo que falta, que es una regulación integral que abarque todo.
En una situación hipotética donde la reglamentación es clara y en la que existiera la posibilidad de pedir licencias, el desafío que enfrenta el sector, según Victoria Baca Paunero es, en primer lugar, la coyuntura económica complicada. “Los cooperativistas y pequeños empresarios, en general sin apoyo financiero del estado y sin acceso a crédito, es difícil que puedan desarrollar algo desde cero”, comunicó.
Insumos importados como maquinaria, estándares de testeo, semilla de cáñamo; reglas de calidad y eficacia de productos y lo que certifiquen ANMAT, SENASA, INASE o la ARICCAME son otros desafíos que se tendrán que abordar de alguna forma. “El que hoy tiene la capacidad para hacer un desarrollo en la clandestinidad de un producto final que pueda ser usado o encuadrado en el marco de la Ley 27.669, igual lo va a tener que adecuar a estándares de calidad. Sino, no lo puede poner en una góndola”, explicó la entrevistada y advirtió que la gente va a tener que ir a esos controles.
“No lo van a poder vender sin ese certificado, como no se puede vender nada sin eso, que pueda tener un impacto en salud, ni comida, ni medicamentos, ni cosmética”, aseguró ante el hecho de que va a tener que ser algo adapten y que no sucederá precisamente de un día para el otro.

Todavía hay muchas preguntas por responder
A pesar de que hay un tema relacionado con la coyuntura económica y los recursos financieros para poder insertarse en un nuevo sector productivo, de que también hay una problematización que engloba pasar de un estándar casero a una constatación de calidad estandarizada, quedan más cosas en el tintero.
¿Cuáles? Va una de ellas: “Lograr que la gente también pueda hacer, porque no es la idea dejarlos afuera. El Estado tampoco les puede imponer tantas reglas por cumplir, hay que buscar un equilibrio complicadísimo”, añadió la abogada.
El otro tema es ver cómo se regulan los precios.“En el mercado ilícito, la ilicitud generalmente sube los precios de las cosas. Si vos querés vender un aceite a 15.000 pesos nadie te lo va a comprar. ¿Qué va a pasar ahí? ¿Cómo se va a readecuar el sistema de precios? ¿Y las cargas tributarias sobre el sector?”, cuestionó Baca Paunero sobre los temas que ve con base jurídica.

Un llamado a la información para usuarios del porro
En muchos aspectos, la desinformación sobre el cannabis es profunda. “Hay gente que cree que está haciendo algo legal, porque hay una tendencia a transmitir un mensaje de ‘hagan que es legal’, cuando no lo es. Debe haber gente convencidísima de que lo que está haciendo, está habilitado y no lo está”, dijo tratando de transmitir que cualquiera se puede encontrar un problema penal tremendo.
“Anda a explicar que no sabías, cuando hay una ley que dice ‘esto no se puede’ o ‘esto tiene esta pena’. Hoy la multa por tener para vender es 780.000 pesos, la multa mínima con 4 a 15 de cárcel. No podés decirle al juez ‘yo no sabía’”, explicó la entrevistada, demandando el riesgo en el que se encuentra la población. “Yo tengo recursos para defender eso, pero el problema es que el que está preso mientras tanto es otro. No es una pavada que te metan preso. Las redes sociales no son para informarse jurídicamente”.
Si bien hay fallos como el de Sebastián Arriola, que sentó un precedente, no significa que se haya modificado la ley. “No es un derecho que se ganó”, aseguró. Sin embargo, la abogada dejó claro que es una ridiculez que se siga metiendo preso a un tipo porque tiene un porro: “Es un gasto de recursos y una hipocresía total”.
Que siga habiendo una perspectiva hipócrita en el sistema penal de lucha contra las drogas, que persigue consumidores o personas en situación de uso, y que no se entiendan dinámicas del uso personal genera que, en vez de proteger la salud, la pongan en riesgo.
Pero también, personas desinformadas se ponen en riesgo, porque: “El uso medicinal se puede justificar, pero lo que se justifica por el lado de la libertad es otra pelea. Si vendés faso no hay protección posible. Si te toca, te toca, es una ruleta rusa con una ley penal y una política de aplicación. Con el REPROCANN te podés cuidar, pero si vendés te van a investigar igual y te pueden meter preso”, aclaró Baca Paunero.
Evitar problemas de interpretación legales puede ser más fácil conociendo, aunque sea de forma mínima, el aparato jurídico del Estado o, al menos, revisar si uno está avalado por lo que cree que lo avala o no.
Así las cosas, miradas como la de Victoria Baca Paunero permiten cuestionar lo que se cree como cierto sólo por estar en un medio de comunicación o en una red social y empujan, también, a dejar de dar por sentado lo que dicen leyes que aún no se han reglamentado.

Fuente: hightimes.com

Bodega de Esencias

Medicina Natural. Productos Puros Obtenidos De Vegetales en Forma Sustentable y en Armonía Con el Medioambiente. Aromaterapia y Cosmética Natural. Tienda de Cultivo - Vivero. Asesoramiento

Deja una respuesta