Mikao Usui, (monje budista japonés) fue quien desarrolló el Reiki durante un retiro espiritual a mediados del siglo XIX, aunque él siempre afirmó que únicamente «redescubrió» una técnica de sanación milenaria que ya existía pero que llevaba mucho tiempo olvidada.

Adquiera

El uso del Reiki
La práctica del Reiki se basa en un emisor que, a través de sus manos transmite Reiki (energía vital) a un receptor que puede ser él mismo u otra persona (presente o no en el espacio-tiempo), con el fin de paliar o intentar eliminar molestias y enfermedades. No obstante, dado que Reiki es una energía universal los tratamientos también pueden dirigirse a otros seres vivos como animales, plantas o situaciones.
Es una energía inofensiva, sin efectos secundarios, es práctica, segura, eficiente y compatible con cualquier otro tipo de terapia.
El método Reiki se basa en la creencia hinduista de que el correcto fluir de la Energía Vital a través de los distintos chakras es lo que asegura un buen estado de salud en el organismo. Según esta creencia, el mal funcionamiento o bloqueo de la energía en uno o varios chakras sería lo que provoca o agrava el mal estado de salud, dando lugar a enfermedades y trastornos. El método consiste en dirigir la energía Reiki a los chakras de un enfermo (receptor), desbloqueándolos y potenciando el proceso de recuperación del receptor.
El Reiki no puede reemplazar al tratamiento médico, aunque sí se puede utilizar de forma complementaria.
El Reiki llega mucho más allá del cuerpo físico. Puede resultar eficaz, en manos expertas, en multitud de molestias y trastornos tanto físicos como psicológicos, como la ansiedad, el estrés, el insomnio, la artritis, las jaquecas, los problemas gástricos y también actúa como sanador de bloqueos emocionales profundos.
Es una energía preventiva y curativa. Puede ayudar en las terapias de desintoxicación, reduce los efectos secundarios de todo tipo de tratamientos, incluyendo la quimioterapia, por ejemplo. Acelera los tiempos de recuperación y mejora el estado general de personas sanas o enfermas, ya que equilibra las energías, libera las emociones, desarrolla la conciencia, aumenta la creatividad y eleva la energía vital.

¿Qué nos aporta el Reiki?
La falta de salud no se muestra sólo en nuestro nivel físico (enfermedades); también se refleja en el nivel emocional, mental y espiritual.
Reiki puede ayudar a aliviar los dolores físicos pero considera a la persona de forma global en los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual, de manera que, no solamente se dirige a suprimir la patología, sino también a recuperar el estado natural de equilibrio que produce bienestar y felicidad. Esto resulta esencialmente importante para poder lograr un cambio en el interior y en el entorno más inmediato. El Reiki nos ayuda a afrontar la vida con mayor equilibrio.

Aplicaciones concretas del Reiki
El Reiki se emplea actualmente en algunos hospitales de reconocido prestigio dónde se están realizando estudios sobre su efectividad. Cómo ejemplo de utilización del Reiki, en el documento «Pautas de atención integral para personas que viven con VIH/SIDA en las Américas», preparado por el Programa Regional sobre VIH/SIDA/ITS de la Organización Panamericana de la Salud, Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud, se menciona el Reiki en el apartado de «Manejo del dolor y cuidados paliativos».

• Lesiones: Para acelerar el proceso de cicatrización y para soldar lesiones óseas. Reducir la inflamación en esguinces, sanar músculos desgarrados etc.
• Infecciones: Ayuda al cuerpo a aumentar su capacidad para luchar contra enfermedades virales, reforzando su sistema inmunológico.
• Cáncer: Se ha usado con éxito en combinación con quimioterapia para ayudar al organismo a mantener la fortaleza física necesaria para los tratamientos.
• Depresión y agresividad: Reiki sirve para equilibrar energéticamente y espiritualmente a las personas.
Durante una sesión de reiki, la enfermera-terapeuta representa un canal y conducirá la fuerza, la energía y la luz que existe en reiki. Para el reikiano lo importante es compartir todos los beneficios de esta ciencia de bienestar y contribuir a difundir el buen fluido. Reiki le da al paciente una cantidad adecuada de energía necesaria para el equilibrio de la mente, cuerpo y emociones.
El reiki, además de aliviar el dolor, acelera el proceso de curación. Cuando una persona se somete a una sesión de reiki, su respiración se ralentiza, baja la fiebre, los músculos se relajan, se normaliza la presión arterial y se calman las emociones. Ofrece un gran potencial para consolidarse, donde la gente puede permitirse esta atención, que le permite tener más control sobre su vida y salud.
El Reiki, más que tratar enfermedades específicas, consigue un equilibrio completo a través de la Energía Universal. De esta forma, el mismo paciente «toma las riendas» de su propia sanación.
La terapia Reiki es un tipo de terapia energética en la que la “energía vital universal” se canaliza hacia el paciente a través del tacto y la intención positiva.
“Rei” significa “espíritu universal” y “ki” significa “energía vital”. Reiki se denomina terapia de medicina energética porque los practicantes creen que puede mejorar el flujo y el equilibrio de la energía. Se cree que los desequilibrios o alteraciones energéticas provocan enfermedades.

Advertencias y precauciones especiales:
Embarazo y lactancia: No hay suficiente información confiable para saber si la terapia de Reiki es segura para usar durante el embarazo o la lactancia. Pero no hay razón para esperar problemas de seguridad.

Conclusión
Se puede comprobar que la práctica de reiki fue efectiva para reducir la ansiedad y la intensidad del dolor en diversas situaciones, así como disminución de la presión arterial de los sujetos analizados y aumento de las células inmunes. De los 6 artículos analizados, sólo uno no logró proporcionar resultados significativos para el reiki. Los resultados sugieren que esta terapia, en tanto que modalidad complementaria, no invasiva, puede beneficiar a personas sometidas a pruebas como la colonoscopia, la quimioterapia, pacientes con cáncer y personas con síndrome de burnout.
Se cree que la práctica de reiki satisface los anhelos de una actuación holística, basada en la visión integral del ser humano, comúnmente reportado en la literatura, porque añade nuevas formas de atender a las necesidades de la población y la obligación social de profesionales de la salud, especialmente enfermeras, porque además de autotratarse sigue siendo una herramienta esencial para cuidados de enfermería.

Adquiera